Patones de Abajo

Cada día son más los turistas que además de visitar Patones de Arriba se dan un paseo por Patones de Abajo. Y es que es un pueblo con mucho por descubrir y disfrutar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Patones de Abajo es un excelente punto de partida de rutas y el Bar Manolo es un punto de encuentro de los amantes de los deportes de aventura (lo cuentan en este blog).

Para quienes prefieran comida casera, bocadillos o raciones, hay varios bares donde nunca te vas a quedar con hambre. Incluso puedes comprar las tradicionales morcillas patoneras en la Carnicería Ruiz, !!!que están riquísimas¡¡¡¡ y comprar pan de la zona en la tienda de Reme.

Si viajas con niños hay varios parques infantiles cuidados con mimo por el ayuntamiento. Mi preferido es el “parque del saltamontes” que tiene un poco de todo, fuente y barbacoa.

En Patones de Abajo también se puede visitar el Museo Aula Geológica, un espacio donde se dan a conocer los atractivos geológicos de Patones. Y es que en Patones hubo un mar y gracias a las piedras y las formaciones geológicas podemos conocer esta historia de millones de años.

Desde Patones de Abajo también se pueden divisar los Canales de agua que atraviesan el municipio. La presa del Pontón de la Oliva fue la primera que abasteció de agua a Madrid. El agua viajaba por el canal de la Parra, atravesaba preciosos acueductos y pasaba junto al pueblo. Por encima se ve el canal del Atazar y los sifones y almenaras del canal del Jarama.

A mi personalmente uno de los sitios que más me gustan de Patones de Abajo son sus huertas. Historia y tradición se respiran en el paisaje. Todavía hoy se riegan con agua del Canal de Cabarrús del siglo XVIII. Según la época del año podemos ver los campos verdes de cereal, a vecinos cosechando sus tomates, calabacines o pimientos o los almendros en flor.

Sin duda vale la pena darse un paseo por Patones de Abajo.