Huertas y Canal de Cabarrús

En Patones tenemos una huertas sembradas de historia y tradición. Algunos vecinos siguen sembrando tomates, calabacines, pimientos y otras hortalizas en las huertas de las Gorroneras. Y décadas antes sus antepasados también cultivaban esos terrenos.

Ya en el siglo XVII la presa de la Güesa aportaba agua para el regadío y los vecinos que querían utilizarla debían pagar a su propietario, Don Pedro de Segura, dos reales para el mantenimiento de la presa, el canal y las regueras y un diezmo, que era una fanega de trigo, cebada, centeno o garbanzo por cada diez fanegas cosechadas.

A finales del siglo XVIII el Conde de Cabarrús construye una nueva presa y un sistema de riego, el canal de Cabarrús, que llevaba agua desde el pontón de la oliva hasta Torrelaguna. Esta obra primitiva de ingeniería hidráulica tenía una presa, seis puentes, tres acueductos, ocho casas de guardia, acequias y dependencias como la casa de oficios (hoy una finca para bodas). Funcionó hasta que con la construcción de la presa del Pontón de la Oliva empiezan a surgir problemas de abastecimiento de agua en la zona. Solo se mantuvo un pequeño recorrido del canal en Patones, que es el que se sigue manteniendo y el que riega las históricas huertas de las Gorroneras.

Hoy muchos vecinos las han abandonado, otros las han transformado en campos de cereal pero se mantiene un hilo de esperanza gracias a algunos jóvenes vecinos que han decidido aprender el saber hacer de sus antepasados en sus ratos de ocio.

También hay gente de fuera que ha querido asentar sus huertas ecológicas (Tómate la Huerta) sobre esta tierra fértil también en historia y tradición.

Anuncios