Cueva del Reguerillo

Fotografía de Krzysztof Wandrasz

Fotografía de Krzysztof Wandrasz

En uno de los cerros de las Calerizas, en la dehesa de la oliva, la geología moldeó una cueva con tres plantas y más de diez kilómetros de longitud. Debió ser un buen refugio porque los osos cavernarios ya la utilizaban hace miles de años.

Mauricio Atón

Mauricio Atón

Y es en esta cueva, la del Reguerillo, donde comienza la historia de los primeros habitantes de Patones. Si me traslado al Paleolítico Superior podría ver a un pequeño grupo de personas nómadas que utilizaba la cueva como hogar y refugio, que se aprovechaban de los recursos de su alrededor y vivían en igualdad.

Los primeros “patoneros” debían hacer frente al frío, defenderse de los peligros como los grandes animales y buscar alimento diario. Las mujeres cuidaban a los niños y permanecían cerca de la cueva recolectando bayas, nueces y granos. Los hombres debían alejarse del refugio para cazar animales salvajes. Para la caza hacían sus propias armas con trozos de piedra tallada.

También podría verlos dibujando en los muros interiores de la cueva escenas de sus jornadas de caza y pesca. Los grabados de estos hombres y mujeres del Paleolítico Superior quedaron en la cueva como testimonio de su presencia y forma de vida y fueron descubiertas milenios después.

Dibujos en la roca

Dibujos en la roca

En un viaje en el tiempo,  también me trasladan al Neolítico. Estos “nuevos patoneros” comenzaron a cultivar algunos productos y a domesticar animales por lo que ya no deben cambiar de hogar cada cierto tiempo. Seguían utilizando la cueva del reguerillo y la delimitaban y compartimentaban con restos vegetales y también aprovechaban el entorno exterior. Les podía ver fabricando cuencos de cerámica que utilizaban para cocinar y conservar los alimentos.

Neolítico y Edad del Bronce

Neolítico y Edad del Bronce

Cuando cualquiera de los habitantes del grupo, fuera anciano, niño, hombre o mujer fallecía se le enterraba en la cercana cueva del almendro donde se utilizaba el fuego para la iluminación o para alguna función ritual.

Al regresar al presente me encuentro una cueva cerrada, sin apenas pinturas rupestres, llena de basura y graffitis. Me entristece pensar que el mal uso de la cueva durante tantas décadas haya dañado restos de hombres y mujeres de otras épocas que se conservaron casi intactos durante milenios.

Fuentes bibliográficas:

Dibujos en la roca: El arte rupestre en la Comunidad de Madrid. 

El Neolítico y la Edad de Bronce en la Comunidad de Madrid

Arte parietal en la Cueva del Reguerillo

Estrategia de conservación para la cueva del Reguerillo

Guardar