Patrimonio geológico

La historia de Patones, además de una historia de cavernícolas y romanos, es una historia de mares, dinosaurios y sabanas que comienza hace quinientos millones de años. Si resumiéramos toda la historia de la tierra en un día podríamos contemplar la formación de Patones a gran velocidad.

Pasaría mucho tiempo hasta que hace aproximadamente 500 millones de años, sobre las 9 y media de la noche de nuestra historia geológica, se produce el primer acontecimiento de importancia en la zona. Es el periodo primario, la época de reinado de los invertebrados, y Patones se encontraba en el fondo marino y sobre él se fueron depositando sedimentos. Hubo entonces una orogenia, un periodo de movimientos de la tierra, que presionaron los sedimentos y crearon las pizarras. Como resultado se formaron una serie de montañas que con el paso del tiempo se erosionaron.

Un par de horas después, a las once y media de la noche, hace 65 millones de años, se producen los procesos que más han influido en los materiales que encontramos en la actualidad. Estamos en el secundario, en la época de los grandes reptiles y los dinosaurios. Patones era una zona marina cercana a la costa donde se forman las rocas calizas.

A las once y treinta y cinco, hace cincuenta millones de años, nos encontramos en la era terciaria. En esta época Patones parecía una sabana con grandes mamíferos donde había lagunas que se llenaban en las épocas de lluvia y se secaban en las de calor dando lugar a los yesos. Tres minutos después se produce una nueva orogenia que eleva algunas zonas y hunde otras y da lugar a un relieve similar al actual.

Cuando falta menos de un minuto para terminar el día, aparecen los primeros habitantes, los cavernícolas de la cueva del Reguerillo, pero esa es otra historia de la que ya hemos hablado aquí.

Hoy cuando contemplamos el paisaje de Patones, además de los resultados de estos procesos llama la atención los frutos del paciente y constante trabajo del agua: los barrancos, las cuevas, los meandros, las terrazas fluviales…

Esta interesantísima historia de millones de años ha dado lugar a un patrimonio geológico de gran valor. Ya os hablaré de las Calerizas, el Meandro abandonado, el Cancho de la Cabeza, las Terrazas fluviales, las caleras, la tejera, el juego de la calva… Un patrimonio digno de visitar y que se sigue transformando al ritmo que marca la historia geológica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios